Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

DIARIO DE UN ENCIERRO (DÍA 4 Y MEDIO Y MEDIO DEL 5º)

DIARIO DE UN ENCIERRO (DÍA 4 y medio y medio 5º)

         Veo el titular y creo que con los medios hago uno completo y entonces digo 5. Es un poco largo…pero como no tenemos mucho más que hacer. Se puede leer por entregas o no leerlo directamente.

         Voy mejor de la torcedura matinal, obtenida ayer mediante un meneo cimbreante, intentando parecerme a los del Rio o a Clinton sin Lewinsky con la famosa ,en su momento, universal Macarena.

         No juego y cambio de actividad y me lanzo al ballet iniciático ,tras rechazar una figura budista que me parece excesivamente pacífica y durmiente.

         Como es natural y dada mi falta de conocimiento en esta disciplina(y muchas otras) me voy al Google a ver y me encuentro esto

“Hay que tener en cuenta que uno de los fundamentos técnicos del ballet es la rotación externa de las piernas, es decir, las piernas están rotadas hacia fuera desde la cadera, y esto es esencial en la colocación de los pies en las cinco posiciones. Esta rotación se denomina en francés en dehors (“hacia afuera”), en la siguiente imagen puedes observar dicha rotación hacia afuera de las piernas”:

 

         Hago un breve intento, pero no me sale y luego, a tener en cuenta, no dispongo de la vestimenta adecuada y no es cosa de salir estos días viróticos a comprarme un Tutú, que sabiendo que lo de la libertad de expresión es un casi hecho. No me atrevo.

         Total, que me quedo en pijama normal, el bonito que me ha comprado mi mujer ( ya sé que muchas feministas dirán que ya soy mayorcito para comprarme ese tipo de ropa y otra yo solo…pero a mi me da ilusión que lo compre ella y así todos contentos, que es de lo que se trata. Y recupero un poco de empoderamiento que se me había perdido por el camino en estos días de avatar penoso para muchos de nosotros).

         Debo tener cierto cuidado porque he leído que mi amigo y colega Rafa Mari se pregunta, con razón, si el humor es frivolidad o irresponsabilidad en estos tristes momentos de angustia vital y sin saber lo que nos espera(yo mantengo la teoría de que aquí nos espera una larga estancia en casa.).

         Yo quiero divertirme pensando tonterías y haciendo otras inocentemente. Cosas mías.

         ¿Dónde estábamos? Había abandonado la Macarena y el ballet y me he vuelto normal.

         Antes de salir de mis abluciones me planteo si dejarme barba o no. No. Decido que no. Sería toda blanca y me taparía la ligera papada que noto; aunque para papada la del eximio y desparecido Nobel el Sr. Cela D. Camilo, que por cierto ejerció como censor en su primigenia hora de novelista haciendo méritos mientras hacía de funcionario, un poco al estilo de Larra.

         Hoy tengo doble trabajo de cara al respetable. La aplaudida sanitafilia y la cacerolada royal con la absurda esperanza de reclamar la pastizara que los royal se han metido entre pecho y espalda a costa de los raíles que, sobre el desierto ,dicen, saudí soportan las tormentas de arena y la velocidad de un AVE que va de duna en duna. Total, unos barrilitos de petróleo de nada y hala todos contentos.

         Cosas de gentes que manejan dineros como quien maneja chapas de gaseosa.

         De repente me acuerdo del Sr. Ortega Smith cuyos genes españoles dice que le aliviarán el dolor virósico y me acuerdo porque compré los discursos completos de José Antonio Primo de Rivera en la feria del Libro usado el año pasado y quitando polvo y ordenando me lo encontré.

         Voy a releerlo a ver si encuentro algo más que la “política del puño y las pistolas”.

         Oigo a muchos hablar sin parar de la solidaridad, del amor al otro y estas cosas que se suelen decir cuando tienes el saco marsupial de tu estomago agradecido.

         Agradecido por haberte colocado una fabada con buen vino y las chispas de los ojos te hacen verlo todo de color de rosa, un poco antes de verlo doble y te lanzarías con peligro de contagio, a besar a todo el mundo.

         Una mema podemita ha puesto el grito en el cielo porque el Sr. Ortega, D. Amancio el de Zara, ha dicho y hecho que dará 300 mil mascarillas de momento y estudia dedicar parte de la producción a ver si ayuda al déficit de elementos sanitarios.

         No creo yo que estemos para rechazar nada.

         Me pregunto : ¿Lo rechazaríamos si fuera el antiguo Socorro Rojo el donante? o ¿la media luna roja.

         ¿Supongo que este señor se pagará los impuestos?

         ¿Por cierto, ahí no hay moratoria y habrá que pasar por caja a su debido tiempo? Una cosa es hablar y otras hacer ¿No, Sr. Sánchez?

         No quiero cerrar sin preguntar por la salud del Sr. Torra y espero que no se diga para él lo de “Madrid al cielo” en versión catalana. La exiliada involuntaria Ponsi se ha cubierto de gloria con frasecitas pretendidamente ingeniosas, propias de Willy Toledo.

        Voy a tomar fuerzas y prepararme para la próxima cacerolada o aplauso o lo que digan que hay que hacer para mostrarnos solidarios.

         Estoy en las casi 900 palabras y solo quería escribir 300 pero el corona y sus cosas me excitan. Hasta mañana…a lo mejor.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera


marzo 2020
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031