Blogs

Carlos Pajuelo

Pajuelo: la chispa

UNA IDEA PARA LA RECONSTRUCCIÓN

UNA IDEA PARA LA RECONSTRUCCIÓN

Ahora vivimos un tiempo, nos dicen, de reconstrucción nacional (con permiso dado que no quiero caer en la trampa de “lo nacional” entendido, se ve, solo para los que son de muy derechas); este concepto de reconstrucción supone un antes y supone también que para reconstruir, antes tenemos que haber destruido.

Ahí te quiero ver Pajuelo, o sea que me lo digo a mismo. ¿Qué es lo que yo he destruido? ¿Me he dedicado con fruición manifiesta a dejar los jardines sin césped, un suponer? ¿He cambiado como si fuera Grezzi los paneles de los autobuses y en un “más a más” he deteriorado el amueblamiento de los autobuses quitando las tiras de prohibido sentarse etc.? No soy consciente

¿Quizás he atentado contra la Justicia o contra el impuesto sobre la renta o me he dedicado a escribir octavillas degradando el espíritu de la transición poniendo a parir al ministro del Interior, un decir?

¿He sido yo el que ha detraído sanitarios de los geriátricos a mayor gloria de lo público? ¿Me he quedado con las comisiones posibles derivadas de la compra de artículos para combatir el COVID 19? ¿He sido yo el que ha puesto en marcha una falsedad en el asunto de Iglesias – Villarejo?

Podría seguir haciéndome preguntas que rozarían lo retórico, porque sé las respuestas. No he destruido nada.

¿Quién ha sido el destructor? ¡Que de un paso al frente y cargue con ello!

Sé ,o mejor he leído, que se han contratado un sin número de sabios para que den ideas para reconstruir. Todos sabios y casi secretos que dicen que no van a cobrar nada. Me extraña. Sería un caso a poner como ejemplo en las escuelas y Universidades. Alguien que hace gratis algo de este calibre.

Hay sabios que están pensando en el proceso de la “nueva normalidad” (por cierto, hay una curiosa imprecisión en este anuncio) Si había una normalidad-, lo que no deja de ser un brindis al Sol, por llamar normalidad a lo de antes de la llegada del maldito virus, y lo incorporamos al deseo de construir un futuro nuevo, distinto, el concepto normalidad sobra.

A lo mejor había que bautizarlo con un “tiempo nuevo”, pero claro eso no tiene importancia, salvo que los cerebros de la Moncloa, en plena metástasis neuronal, hayan concebido el juego de decirse: “si incorporamos normalidad” puede parecer que no alteramos nada y de esta forma las masas no se alarmarán.

Las masas solo se alteran, lo digo yo como parte de esa masa, cuando reciben información sesgada, incompleta y que además afecta a su bolsillo y a su cotidianeidad.

Como el titular de la columna habla de una idea para ayudar a reconstruir, a lo mejor podría servir una campaña tan arrolladora como la del virus, para enarbolar el tema de la humanización como asunto a rescatar.

Me carga tanto on line. Aquí hay un engaño que ha prendido. Creemos que escribiendo Wassaps, participando en tertulias “ad hoc” virtuales, comprando cosas por internet, felicitando cumpleaños y quien sabe cuantas cosas más estamos viviendo. NO. Voy a iniciar una dinámica de reconstrucción personal y para empezar voy a ir al baño a mear sin el móvil. Por algo hay que empezar y la semana que viene pondré un horario para la desconexión y trataré de verme más con el personal. Como es natural cada uno hará lo que le de la real gana. Solo es un consejo, le digo a un amigo, esa rojez que tienes en la oreja no me gusta nada. Hoy he visto un grupo en una terraza de 8 personas sentadas juntas y abstraídas cada uno con su móvil en la mano y a lo mejor creen que estaban juntos. Ya les iré contando.

Temas

Por Carlos Pajuelo

Sobre el autor

Profesor emérito Universidad, escritor , publicitario y periodista. Bastante respetuoso con los otros. Noto la muy mayoría de edad física. Siempre me acuerdo de aquello de "las horas hieren y la última mata" y para aquel que trate de averiguar que significa esto ; cada uno que crea y piense lo que quiera


junio 2020
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930