Blogs

Natacha López

Correr para vivir

Quiero una foto con ella

OLYMPUS DIGITAL CAMERA/

     Creo que es positivo y muy fructífero ponerse metas cuando corremos y nos exprimimos al máximo. Generalmente lo hacemos pensando en un objetivo, en una marca o en algún referente, corredor o corredora popular … Tendemos a buscar un ídolo al que nos gustaría conocer y al que parecernos. Mis preferencias en este aspecto siempre han sido muy particulares, no admiro a las marcas, aunque es cierto que son las que te hacen más visible, sino a las personas. Casualmente, cuando empezamos a participar en carreras populares, Luis Félix era el amo del asfalto, pero lo que más me agradaba de él era que, pese a su gran talento deportivo, antes y después de la prueba se paraba a hablar con todos los corredores y espectadores que lo solicitaban. Yo, en la distancia, observaba su entrega con profunda admiración … ¡que buena gente es este Luis!, pensaba, pero nunca me decidí a aproximarme a él … bastante lo reclamaban ya.

     Como sabéis, nuestro comienzo en el atletismo popular fue a principios de Febrero de 2010. Justo antes de aquello, habíamos decidido volver a ser papás y llevábamos varios meses buscando un segundo embarazo que no terminaba de llegar. Con la desilusión propia de un primer test negativo, y tras emprender esta nueva aventura deportiva, decidimos restarle importancia a la ampliación de la familia, ya llegaría cuando quisiera … Cuando el 14 de mayo, cumpleaños de David, realizamos un segundo test y el predictor dio positivo, la decisión estaba tomada … continuaría corriendo durante esta etapa, como ya hice con el embarazo de Andrea. Para bien o para mal, el hecho de participar en carreras en mi estado de buena esperanza, hizo que la comunidad runner se quedara un poco descolocada. Cada cual tenía su respetable opinión al respecto, pero yo, avalada por el tocólogo, me sentía muy feliz, y físicamente exultante Controlaba mis pulsaciones para no agotarme en exceso (nunca pasaba de 140) y mi estado de forma era tan propicio que incluso me permitió hacer algunos podios.

     Fue en una de mis últimas carreras de este período, concretamente en la Volta a Peu a Vilamarxant del 9 de Octubre, donde por fín tuve la suerte de conocer a Luis Félix. Se acercó a nosotros, junto con Julio Capacete, y nos dijo sonriente: “Yo quiero una foto con la corredora embarazada”. Nos quedamos asombrados de su proximidad y humildad, aunque no llegamos a imaginar la relevancia que iba a tener en el futuro este primer contacto.

     Zlatan vino al mundo el 13 de Enero del año siguiente, y tras el alumbramiento volvimos a retomar las carreras. Nuestro regreso fue en la carrera de Galápagos, aunque nos reencontramos con Luis en la 2ª edición de la Mitja Marató de La Pobla de Farnals, en la que debutamos el año anterior. Ese día lo invitamos a comer a casa y hablando sobre nuestra peculiar forma de preparar las carreras (nunca había entrenado velocidad), me dijo… “Yo te voy a entrenar, tú serás mi pupila”. Para mí era todo un privilegio que un gran atleta como Luis Félix estuviera dispuesto a entrenarme … Por supuesto no pude hacer otra cosa que aceptar. Ahora ya no sería el corredor de Alboraya que ganaba todas las carreras … sino mi entrenador, y con el tiempo pasaría a formar parte de nuestras vidas.

     Mientras tanto continué haciendo kilómetros, perdiendo los kilos que me sobraban tras el embarazo y participando en carreras cada fin de semana, hasta que llegó el mes de Junio y definitivamente tuvimos un encuentro en Massalfassar. Tras un rodaje por la huerta, empezamos a planificar las rutinas y los entrenamientos. Todos los martes, Luis acudía a casa y de ahí nos íbamos calentando a las pistas de El Puig. Una vez allí, me marcaba el ritmo y yo agonizaba detrás je je… ¡pero me sentaba tan bien! David y los nenes esperaban jugando en el parque y de vez en cuando nos animaban desde la grada. Recuerdo aquella etapa con mucho cariño. Cada semana iba progresando y mejorando mis tiempos, y os puedo asegurar que la entrega de Luis era absoluta. Si antes de conocerlo pensábamos que era buena persona, estrechando nuestra relación lo terminamos de confirmar.

     Gracias a él conseguí muchos de los anhelados objetivos del corredor popular: bajar de 1 h 30´ en Media Maratón, de la hora en un Gran Fondo o de 40´ en un 10k, consiguiendo además mi MMP (38´16”), y lo más importante, pasé a formar parte de la gran familia “Serrano”. Además, me transmitió su entrega y solidaridad con todos los que formáis parte de este mundillo , me enseñó a valorar a cada corredor por su pasión, sin importar el minuto en el que éste para el crono… y a dar sin esperar recibir nada a cambio.

     Luis Félix Martínez Gómez es un icono del atletismo popular, una de esas personas que lo hacen todavía más grande… y este año, fruto de su generosidad, ha pasado a formar parte de la historia de la ciudad de Valencia de la mejor forma, representado en un monumento fallero, un honor al alcance de muy pocos y que además ha sido el elegido para representar a la falla Pedro Cabanes – Conde Lumieres en la Exposición del Ninot del Museo de Las Ciencias. Es un ejemplo a seguir para tod@s, derrocha simpatía en cada carrera, algunos incluso lo califican como “la sonrisa del running valenciano”, y a título personal, sólo puedo decir que por todo lo que ha hecho por nosotros y por la gran admiración que le tengo… querría hacerme muchas más fotos con él.

Temas

Otro sitio más de Comunidad Blogs lasprovincias.es

Sobre el autor


marzo 2017
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Contenido Patrocinado