Por el bien de la humanidad, muéranse. | Más vida que arte - Blogs lasprovincias.es

Blogs

Lidón Sancho

Más vida que arte

Por el bien de la humanidad, muéranse.

Cuento dos casos similares. El primer caso: voy en moto y, en una cola de coches parados, adelanto por la derecha (una maniobra legal) hasta posicionarme en un semáforo. Un conductor se mosquea, intenta derribarme de la moto cuando nos ponemos en marcha y comienza a insultarme como un loco, agrediéndome verbalmente e invadiendo mi espacio vital.

El segundo caso: conduciendo mi marido por la nacional 340, se percata que hay un coche parado en el arcén. Ve a un individuo inclinado en el maletero del coche moviéndose nerviosamente. Cuando está más cerca, escucha el quejido agudo y terrible de un perro y mi marido se percata de que ese hombre está golpeando salvajemente a un perro al que mantiene encerrado dentro del maletero.
Esto forma parte de la humanidad…esa humanidad a la que ensalzamos en libros, revistas científicas, discursos y eslóganes publicitarios de refrescos. No voy a tomarme la molestia aquí de seguir sumando calificativos bondadosos a esta plaga que somos todos nosotros y nosotras. No es una idea nueva el asociar nuestra evolución humana a la evolución casi mimética de los virus; ya en el guión de la -no tan futurista- Matrix, comparaban a las sociedades humanas con un virus: es incapaz de adaptarse al medio, aniquilando recursos, especies y congéneres de su propia especie y agotando la materia allá adonde posa su siniestro pie en la tierra.

El agente Smith tenía razón.

El agente Smith tenía razón.

Somos violentos de forma gratuita, tanto entre nosotros como con los animales y aún existen personas que creen firmemente que la paz es un lenguaje universal. Pero lo que yo pienso es que existen muchas personas que sólo entienden el lenguaje de la violencia. Da igual que yo intentase razonar con aquel individuo que casi me golpea por tener yo moto y él no (creo que sufría mucho pero yo no tengo porqué pagar su falta de psicoanálisis) o que mi marido bajase del coche y se diese cuenta que no podía detener la locura de aquel maltratador de perros sin salir herido él también. Muchas personas se escandalizarán al escuchar esas palabras que Nietzsche prefiguró hace ya muchas décadas atrás: Morir con orgullo cuando ya no se puede vivir con orgullo. El filósofo alemán jamás quiso una humanidad basada en la violencia o la locura pero también tenía claro que la especie humana, al igual que el resto de especies animales, debía depurarse. ¿Cómo podemos vivir la humanidad con orgullo ante semejantes individuos que contaminan a las personas que verdaderamente hacen el bien por los demás y por la tierra?

Tengo tantos casos de gente honrada, humilde, buena, fuerte, generosa y dulce que siento asco por aquellas que están diezmando la esperanza en que la humanidad siga el rumbo de una especie superior. Y, no, queridos y queridas lectoras, una especie privilegiada no es aquella que es superior porque aniquila especies enteras de animales, conquista territorios a base de guerras y violaciones, usa la locura y la demencia como modo para conseguir sus logros o no entiende de inteligencia emocional. Tampoco es aquella que auguró Adolf Hitler ni tiene nada que ver con la religión o la cultura de una sociedad determinada.

Por lo que a mí respecta, continuamos en modo virus. La única esperanza que me queda es que alguien descubra una vacuna que haga de todos nosotros y nosotras una verdadera especie superior. Y aquellas personas que no deseen esa vacuna para ellas, es decir, la gente que piense que el mal, la codicia, la violencia, la corrupción, la locura y el engaño sean válidos para tratar al mundo y a sus semejantes, por el bien de la humanidad, muéranse.

Temas

Por Lidón Sancho

Sobre el autor

Este blog ha sido creado con un fin poco usual: hablar sobre arte contemporáneo real, práctico y claro. También para perderle el miedo a las exposiciones, así como criticar la gestión cultural de nuestras instituciones museísticas. Y se hablará no sólo de ARTE sino también de cuestiones sociales y reflexiones sobre la gestión que hacemos de la educación y la cultura en el mundo.


junio 2016
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930