En las series también se lee | El síndrome de Darrin - Blogs lasprovincias.es >

Blogs

Mikel Labastida

El síndrome de Darrin

En las series también se lee

“Si no quieres ser como ellos, lee”

La Bola de Cristal

 


Hay quien se decide por un libro porque es el más vendido. Otros porque el crítico sesudo del suplemento literario le ha otorgado la mejor valoración. Los hay que consumen todo lo que publican Reverte, Paul Auster o Matilde Asensi, sea lo que sea. Te puedes fiar por una portada llamativa o por un título sugerente. Puestos a buscar razones para iniciar una lectura ¿a alguien se le ha ocurrido hacerlo en función de las preferencias de su personaje favorito de una serie de televisión? A mí sí. Ya lo hago yo por ti.

En una ficción el libro puede usarse como excusa para dar pie a una trama. En ocasiones se coloca como atrezzo, como quien pone un jarrón. Pero uno realmente disfruta si el guionista quiere aportar más información sobre el personaje con la elección de un determinado título. En la tele hay escritoras que nunca abren una novela a no ser que su último ligue sea el autor (Carrie Bradshow), náufragos que pasan horas devorando páginas (James Sawyer) o incluso quienes se tatúan el nombre de su personaje favorito (Brenda Chenowith).

Los Soprano: ‘El arte de la guerra’

En un primer momento nadie imagina al mafioso Tony Soprano con un libro en sus manos. Como tampoco nadie diría que acude a ver a una psicóloga. Y sin embargo lo hace. Con el capo de New Jersey nada es lo que parece, aviso. En una de las sesiones con la doctora Melfi esta le sugiere que si quiere ser un líder mejor debería leer ‘El arte de la guerra’, una obra oriental milenaria sobre tácticas y estrategias militares que dicen inspiró a Napoleón o Maquiavelo. Varios capítulos después Tony revela a su psicoanalista que lo está leyendo y aplicándolo a su “trabajo” (con escaso éxito).

 

Friends: ‘Mujercitas’, ‘El resplandor’
Si difícil es imaginar a Tony Soprano con un libro, mucho más lo es pensar en Joey Tribbiani de ‘Friends‘ con uno entre sus manos si no es para calzar una mesa. Sin embargo en la tercera temporada descubrimos que uno de sus textos favoritos es ‘El resplandor’, el inquietante relato de Stephen King. El enajenamiento que sufre el escritor Jack Torrance en el hotel Overlook produce tanto pavor que el protagonista de la comedia lo guarda, de vez en cuando, en el congelador. Allí lo descubre Rachel. Su amigo se lo vende tan bien (“es el libro que más miedo da de todos los tiempos”) que ella se compromete a leerlo a cambio de que él haga lo mismo con ‘Mujercitas’.

Joey, por supuesto, realizará un somero y profundo análisis de la obra de Louisa May Alcott… Es broma, claro. Sirva como ejemplo esta conversación entre él, Ross y Chandler.

Big Bang Theory: ‘Crepúsculo’

Su incapacidad para comunicarse con las mujeres y el extraño trastorno que padece hacen de Raj uno de los personajes más entrañables de Big Bang Theory. Para no defraudar a los que sugieren que tiene un lado femenino especialmente desarrollado en la cuarta temporada lo encontramos leyendo un ‘best seller’ tan adolescente como es ‘Luna nueva’, de la saga ‘Crepúsculo’. Curiosamente sus protagonistas habían parodiado tiempo atrás la adaptación cinematográfica de las aventuras de Bella y Edward en un divertido reportaje en la revista ‘Entertainment Weekly‘.

Pretty Little Liars: ‘El guardián entre el centeno’

¿Qué libro hay que colocar a un personaje para que el espectador se percate de que es un joven atormentado? La obra maestra de J. D. Salinger. No hay tópico más extendido que asociar ‘El guardián entre el centeno’ a mentes enfermas y quebradas. En la popular serie de misterio de la ABC se cumple el estereotipo y el chico malote Toby Cavanaugh lo ojea en varias ocasiones. El buen gusto del controvertido muchacho no parece casual, ya que en otro capítulo se le ve con de ‘Dharma Bums’ de Kerouac. Vamos, que para lo que da de sí la serie, las referencias literarias están bastante bien. ‘El guardián entre el centeno’ se lee también en ‘Las chicas Gilmore’, en ‘Mentes peligrosas‘ e, incluso, en ‘Padre de familia‘. Como dato curioso, Phoebe explica en un episodio de Friends que debe su nombre a la novela de Salinger.

Perdidos: ‘La colina de Watership’, ‘Carrie’, ‘El tercer policía’

Sería imposible (o al menos daría para varios posts) enumerar todas las menciones literarias en la historia de los pasajeros del Oceanic 815. Durante su emisión muchos eran los espectadores que esperaban encontrar en estas citas bibliográficas respuestas a todas las preguntas que arrojaba la isla. Parece lógico que perdidos en medio de la nada una de las ocupaciones de los náufragos fuese dedicarse a la lectura, aunque en realidad el humo negro, los otros y el proyecto Dharma les dejaban poco tiempo para nada. Es el personaje de Sawyer el más aficionado a leer y sacia su afición con las obras que encuentra entre los restos del avión estrellado. Una de ellas es ‘La colina de Watership’, un clásico con argumento aparentemente infantil pero que en realidad habla sobre la complejidad humana. ¿Y no es eso precisamente ‘Lost’?

Especialmente relevante es el momento en que aparece ‘Carrie’. El impactante comienzo de la tercera temporada nos muestra a una serie de habitantes de unos barracones dialogando, en un club de lectura, sobre la obra de Stephen King, a propuesta de uno de ellos, Juliet. Los ‘inocentes’ miembros de la tertulia son en realidad Los Otros. Curiosamente, el episodio se titula ‘Historia de dos ciudades’, una de las obras maestras de Dickens.

‘El tercer policía’ es el libro que lee el desconocido que habita en la famosa escotilla y al que descubrimos al comienzo de la segunda temporada. Se trata de Desmond. Los guionistas de la serie aseguraron que el argumento de este texto ayudaba a descifrar algunos enigmas de la trama. Que cada cual juzgue. Habla de un hombre que, al quedarse huérfano, es enviado a una escuela donde conoce el trabajo de un filósofo con el que se obsesiona. Las teorías del filósofo dieron pie a todo tipo de discusiones entre losties. (Como si al final sirviese para algo tanta teoría…)

A lo largo de la serie hay referencias más previsibles como las que se hacen a ‘El señor de las moscas’ o a ‘El corazón de las tinieblas’. Y también merece la pena destacar el cómic de Linterna Verde con el que pasa el tiempo el pequeño Walt y en el que se dibuja hasta un oso polar. Como los osos polares que habitan esta isla tropical…

Bonus extra: Los Simpson: Angelica Button

No todos los libros que aparecen en las series existen en realidad. Muchos son inventados por los guionistas para apoyar un argumento. Ya podéis buscar por las librerías los cuentos sobre Angelica Button que lee la familia amarilla, que habéis visto en las 1.255 repeticiones de cada capítulo que hace Antena 3. La parodia de Harry Potter no es fácil de encontrar a no ser que quien la persiga viva en Springfield. Por cierto, ¿y Springfield dónde está? ¿En Oregón?

Títulos de crédito: Para conocer más detalles de cada libro sólo hay que pulsar en cada una de las portadas. Para quejas, sugerencias y otras necesidades humanas mi correo es mlabastida@lasprovincias.es

Otro sitio más de Comunidad Blogs lasprovincias.es

Sobre el autor

Crecí con 'Un, dos, tres', 'La bola de cristal' y 'Si lo sé no vengo'. Jugaba con la enciclopedia a 'El tiempo es oro' imitando al dedo de Janine. Confieso que yo también dije alguna vez a mi reloj: "Kitt, te necesito". Se repiten en mi cabeza los números 4, 8, 15, 16, 23, 42. Tomo copas en el Bada Bing. Trafico con marihuana en Agrestic y con cristal azul en Albuquerque. Veo desde la ventana a mi vecino desnudo. El asesino del hielo se me aparece en cada esquina y no me importaría que terminase con mi vida para dar con mis huesos en la funeraria Fisher.


abril 2012
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30