Las Provincias

img
8 consejos para hacer una entrevista vía Skype
img
Amalia López Acera | 23-07-2015 | 11:10

Las entrevistas de trabajo son una parte fundamental del proceso de selección. Habitualmente se hacen de forma presencial, pero puede darse el caso de que la empresa nos proponga hacerla vía Skype, o a través de cualquier otra plataforma como hangouts de Google, por ejemplo. La razón principal para hacer una video entrevista suele ser la distancia geográfica, ya que la empresa puede estar a cientos de kilómetros, o bien la persona que nos va a entrevistar se encuentre en otro lugar por razones de trabajo. También nosotros, si optamos a un puesto en una empresa que esté lejos de nuestro domicilio, podemos proponer que esa primera entrevista se haga por este medio, ya que nos ahorraría los gastos de desplazamiento. Al contrario de lo que se piensa, las empresas suelen recibir generalmente muy bien esta propuesta por parte del candidato, ya que sin darse cuenta, les estás demostrando que:

1) Eres una persona que calcula el ahorro de tiempo y de dinero que supone hacer una entrevista por este medio sin tener que desplazarse, lo que dice mucho de la gestión eficaz que podrías hacer en la empresa.

2) El simple hecho de que el candidato haga la propuesta demuestra iniciativa y seguridad en sí mismo.

3) Estás al día en la utilización de las nuevas tecnologías, lo cual es un punto muy positivo. Si esto no lo vemos muy claro, pensemos al contrario: ¿qué imagen transmite un candidato si dice que no sabe utilizar el correo electrónico?

Foto: www.pixabay.com

Ya sea porque la empresa nos lo propone, o porque nosotros lo sugerimos, la cuestión es que tenemos por delante una entrevista, y aunque no sea presencial, sigue siendo una entrevista de trabajo y nos jugamos lo mismo, por lo que tendremos que tener en cuenta:

1) Debemos controlar la tecnología y la plataforma. Si nunca hemos hecho una video entrevista podemos practicar con amigos o familiares y ver cómo funciona, los problemas que nos plantea, si necesitamos cascos o no, las posibilidades que nos ofrece.. Uno de los principales problemas que nos podemos encontrar es que las conversaciones se “pisen”, por lo que espera a que el entrevistador finalice antes de empezar a hablar. Para mejorar esto es bueno practicar.

2) Asegurarnos de tener una buena conexión a internet, si no la tenemos, podemos pedirle a algún amigo ir a su casa y “aprovecharnos” de su wifi (para eso están los amigos).

3) Elegir un buen lugar para hacer la entrevista evitando que salgan por detrás muebles de la casa o elementos que distraigan la atención como cuadros. Lo mejor es tener una pared blanca detrás y estar sentados en una mesa de trabajo.

4) El día de la entrevista es mejor que no haya gente en casa (los niños al parque) para evitar interferencias y que nos pongamos nerviosos.

5) Hacer pruebas con la cámara para conseguir el mejor encuadre, ver cómo estamos sentados, etc… Es bueno hacer un “simulacro” de entrevista con algún conocido que haga de entrevistador y grabarnos (la opción suele estar disponible en las mismas plataformas); después podemos verlo y corregir aquello que no nos guste.

6) Tener a mano documentos que nos puedan pedir. Esta es una ventaja con respecto a la entrevista presencial ya que podemos tener información de la empresa, un esquema de su organigrama u otro documentos. También puedes tener preparado enlaces web a tu página personal, a tu perfil de LinkedIn… y en la entrevista, llegado el caso, puedes utilizarlos para que el entrevistador lo vea.

7) Ir vestido como si fueras a una entrevista de trabajo. Porque hagas la entrevista desde tu casa no tienes que salir con la “ropa de estar por casa” o ponerte una camisa y chaqueta y en la parte inferior el pantalón del pijama (imagina que te tienes que levantar por alguna razón).

8) Asegurarnos bien del día y de la hora de la entrevista y estar preparados 15 minutos antes para comprobar que nada falla. Aquí, como en la vida real, la puntualidad es importante.

Por último recordar lo que todos ya sabemos: estar tranquilos (en la medida de lo posible), mirar a los ojos al entrevistador, y sobre todo, no perder la calma si algo falla (problemas técnicos).

Sobre el autor Amalia López Acera
Responsable de comunicación y redes sociales del Servicio Valenciano de Empleo y Formación (SERVEF)