Las Provincias

img
Categoría: desigualdad social
Mejorar y modernizar la administración pero con mentalidad “pública”

No hace falta entrar en muchos detalles para comprobar la desinversión que se ha dado en educación, sanidad, justicia,… de hecho, uno de los principales argumentos de esta desinversión es precisamente buscar su eficacia para que los mercados privados puedan gestionarlos. Igual esto dicho así como titular se lo puede creer alguien, pero como Catedrático en Dirección de Empresas obviamente no puedo tragarme este cuento. Una cosa es la modernización o no de la administración y otra el sentido o tendencia publico/privado de las intervenciones. Con esto dejo muy claro que puede haber una modernización de las administraciones públicas sin perder el sentido “público” que tienen. De hecho, una de las principales argumentaciones de muchos “expertos” es que la modernización de la administración pública solo puede pasar por comprender los principios de la privada, y de paso así estimularla a veces muy partidariamente como hemos visto. Sin embargo, la modernización de la administración pública pasa por adquirir las nuevas técnicas, procedimientos y estrategias de las organizaciones de alto rendimiento. ¿Es esto posible en nuestra administración? Claro que puede ser, no tiene sentido tengamos hospitales caóticos en organización y con mal servicio, con inversión mínima. Ni tampoco un servicio de justicia paupérrimo, y no por nuestros profesionales, sino por la ausencia de servicios y medios para dar un servicio mínimo de calidad. Y ya en la educación no hablemos, el fomento que se ha hecho de determinadas universidades privadas en esta comunidad cuando al mismo tiempo no se pagaba a las públicas para mantenerlas en la tensión del servilismo, ha generado una sobreoferta difícilmente comprensible desde una libertad de mercado.

La modernización de la administración pública requiere dos factores fundamentales, uno seguir manteniendo la vocación y espíritu de la necesidad de un servicio público. El segundo elemento claro es asumir que existen muchas técnicas y procedimientos del “management” modernos que son necesarios ya en la administración pública para tener indicadores, procedimientos y sistemas que mejoren la calidad de servicio. Todo ello claro, acompañado de una inversión mínima en medios para que estos cambios se puedan dar. Esta modernización se ha dado en muchos países europeos, es sencillamente cuestión de voluntad.  ¿Queremos?

Ver Post >
Sello de calidad “Libre de Políticos” o “Políticos FREE”

Desde hace mucho tiempo los que estamos acostumbrados a organizar eventos y realizar jornadas, vivimos la desesperación inicial de contar muy pocas veces con ayudas estatales o de la comunidad para fines sociales que muchas veces tendrían que están haciendo en realidad el propio gobierno (nacional o local). De hecho, quizás los organizadores o eventos menos importantes o que apenas manejábamos dinero, bien como asociación bien como actividad, recibíamos muy poca atención de las instituciones, eso incluso aunque el impacto de nuestros eventos o jornadas fuera alto, muchas veces mucho más alto que las “supuestamente” patrocinadas. Lo bueno de toda esta historia es que nos hemos acostumbrado, desde hace tiempo, a hacer las cosas “libre de políticos”, no porque no creyéramos en la política, sencillamente porque no éramos lo suficiente “importantes” para ellos, o sencillamente que no manejábamos dinero, solo conocimiento.  Y ahora somos capaces de organizar grandes eventos y jornadas de impacto que sensibilizan a los tejidos empresariales, fomentan la empleabilidad, estimulan a los emprendedores y sobre todo, forman y generan conocimiento, todo sin políticos, sin dependencias de ningún tipo. Uno no deja de plantearse por qué hay tanto asociacionismo en España, y tanta ONG, si gran parte de estas cuestiones, al menos de la sensibilización, promoción y cambio deberían ser lideradas por los diferentes gobiernos. Y la realidad es que la movilidad social en España a este nivel es alta, porque ha aprendido a ser FREE de los políticos y a luchar de modo independiente por las causas. Causas que deberían ser sujeto de análisis y atención de la política pero por su cotidianeidad escapan a su alcance. A mí me ha pasado muchas veces que la audiencia, muy interesada en determinados ponentes o formato de jornadas, me preguntaba por qué llevaba al político de turno si al final hablaba sin saber de qué, y muchas veces sin conocer el propio evento. Y al final, tuve que darles la razón. Nunca defenderé que no haya política, pues la creo indispensable en un estado democrático, pero no defenderé al tipo de políticos que tenemos, que por mucho que queramos estamos en un país con una dramática situación de desempleo y eso hacer que muchos encuentren su “espacio” de flirteo y no de vocación y entrega a la función pública. Así que, sigo recomendando estar libre de políticos para estar sanos, aunque quizás deberíamos pensar con el tiempo que si gran parte de las políticas las están haciendo las empresas, las ONGs, las asociaciones, etc… ¿para qué los necesitamos? ¿podemos poner una gestora también en el país? Como sigamos así, cualquier evento o acto que hagamos necesitará un sello de certificación que sea “libre de políticos” o “Políticos FREE” para garantizar que lo que se hace es de calidad y no tienen ninguna trama, ni descalabro financiero detrás.

Ver Post >
CARTA A LOS REYES MAGOS: Un decálogo para 2016

Ya puestos, con este maravilloso espíritu navideño, me gustaría pedir unas cuantas cosas a los reyes magos. Este decálogo no pretende ser ni exhaustivo ni excluyente, sencillamente sale del corazón con la intención de provocar una reflexión personal y compartida.

  1. Trabajo digno. Ya se que solo con pedir trabajo estaría bien, pero creo que hay que ponerle el apellido digno para que las personas puedan sentirse orgullosas y dignas, que se sientan que aportan tanto a ellos mismos (autoestima) como a los demás.
  2. Solidaridad real. No es que haya diferentes tipos de solidaridad, es que algunos se llenan la boca de solidaridad y más que sentirla la utilizan.
  3. Negociación sincera. Acostumbrados como estamos al “efecto apisonadora” de muchos partidos, es una nueva época de negociaciones y compartir proyectos.
  4. Políticos con verdadero sentido de servicio social y altruista. Necesitamos dignificar “realmente” el papel social del político, sin que se confunda con un “puesto laboral” ni como germen de corrupción.
  5. Valores más centrados en los principios humanos que en los materialistas que tanto nos consumen.
  6. Una educación más humana centrada en el desarrollo emocional y madurativo de nuestros hijos, y no absurdamente memorística ni llena de exámenes que miden la inoperancia de un sistema que no funciona.
  7. Una sanidad realmente para todos, con servicio profesional y medios, donde nuestros jóvenes médicos en paro puedan ejercer profesionalmente y ayudar a tantas personas en lista de espera.
  8. Una justicia que recupere su dignidad, donde nos sentamos orgullosas de ella, y no ahora que ha perdido su credibilidad por su falta de recursos e inoperancia.
  9. Un respeto a la diversidad en todas sus facetas, donde el genero, raza, educación, país, no sea un condicionante sino un valor a respetar.
  10. Y finalmente, necesitamos emprendedores sociales, que crean que pueden ayudar a transformar el mundo y crecer con él. Dignifiquemos la función del emprendedor como motor de causas sociales.

 Espero esta carta llegue a tiempo… pues creo es algo urgente…

Feliz 2016 os deseo a tod@s

Ver Post >
¡Ya llegan los Reyes Magos…Políticos!

¡Qué bien! estamos tan cerca del espíritu navideño que no me sorprende todo lo que está pasando en Valencia. Por si no lo sabéis, ¡ya han venido los Reyes Magos! ¡Que sí, en serio, están aquí!

Y es que mi ciudad, Valencia y mi Comunidad, la Comunidad Valenciana, le ha tocado la lotería, el gordo, pues de repente todos nuestros problemas se van a ir de un plumazo. Ahora vamos a tener financiación, y corredor mediterraneo, y más agua. Y a ver que más: nuestros autónomos tendrán ayudas y les devolverán derechos perdidos, y los comerciantes serán atendidos, y los que organicen congresos ya no tendrán que hacerlo “por obligación” en el Palacio de Congresos si quieren apoyo de Turismo Valencia Convention Bureau, e incluso asistirán sus presidentes y consejeros a los actos de interés valenciano y no solo a los que interesan. También hemos oído que se pondrá de nuevo la televisión valenciana, eso sí, ahora independiente, sin la manipulación obsesiva de los políticos por colocar hasta la parienta más lejana. ¡Ah! Y también he oído que Feria Valencia va a dejar de ser un agujero económico. ¿Y qué más? Que se preocuparán por la PYME valenciana, y que las políticas llegarán a Castellón y a Alicante y no se quedarán solo en Valencia. Y también me ha parecido leer que por fin entre quien entre se va a intentar llevar mejor con las universidades, y no presionar con no pagar a los funcionarios como en los últimos años.

También es verdad que me hubiera gustado que esta vez los Reyes Magos hubieran traído otras cosas. Y no es que no me gusten todas las que van a traer, de hecho, muchos valencianos las firmaríamos ya. Pero es que echo de menos a las personas en sus programas. No he oído tanto del maltrato de la mujer y la violencia de genero, y no hablo de debates espurios y sin sentido que se quedan en palabras perdidas en el aire. Hablo de hechos reales, financiación para que la mujer agredida no se sienta excluida socialmente y marcada como si hubiera hecho algo mal. Y es que nuestra sociedad tiene que darle una vuelta a esto. No he visto indignación en sus gestos, ni llanto en sus rostros. He visto los ojos como Tio Gilito, pero en vez de dólares los ¡malditos votos! Es lo único parece importar. No he oído apenas acciones concretas sobre qué va a pasar con los miles de jóvenes que no tienen futuro ni esperanza, más que el día a día soñando con un porvenir que les deje hueco para demostrar su talento. No he oído casi nada de los ancianos, de su soledad, de sus enfermedades y achaques, de cómo combatir con deporte y prevención la sobreocupación de la sanidad. No he oído apenas de una potenciación de las universidades y la educación hacia una mayor calidad, con recursos y planes estratégicos. Ni he oído apenas soluciones a la formación profesional que tantos jóvenes tienen como alternativa real. Y es que se habla tanto del empleo desde la macroeconomía que se olvidaron que detrás hay personas. Me gustaría que la gente hablara de empleabilidad, de cómo mejorar uno a uno a cada valenciano sin empleo. De agencias de empleo que colaboren y no despisten con números y datos. De programas reales para mayores de 45 años. También para mujeres por su dignidad en encontrar un empleo o si lo tienen para cobrar un salario al menos en equidad con los hombres. ¿Y esa autopista que pagamos continuamente y que siempre prorrogan? Algún día entenderemos que ir en autopista es disminuir la mortandad de los ciudadanos, y así nos dejarán de meter publicidad que nos acojona de miedo. Y es que está demostrado que esa publicidad no sirve para quien se salta las normas normalmente en la carretera, no le hace ni caso. Y sin embargo impacta en aquellos que si hacen caso negativamente. Pero claro, como hoy en día todo se hace por la publicidad, no importan los hechos ni las acciones, importa comunicarlo. Aunque no se haga nada.

Por lo tanto con todo esto, no sé qué hacer, pues me traen tantas cosas los Reyes Magos Políticos, que no sé si pedir carta este año. Si pido la carta de los Reyes Magos igual se dejan algo de lo que dicen van a traer y no me lo perdonaría. Y es que, ¡estoy tan contento! Nos van a traer tantas cosas a los valencian@s. Estamos de enhorabuena. Y como nos conocen que somos de carácter afable y muy meninfots, con esto nos es más que suficiente. Nos sentimos halagados en los oídos, y ya sabemos que todo va a ir a mejor. ¡Qué bien! Pues estaba harto de oír cosas de pobreza ya no en la India sino en algunos barrios de mi ciudad. E indignado no me lo creía. Pero sé que esto se acaba, he visto a los Reyes Magos. Tienen cara, son cercanos, hablan en Valencia y nos dicen públicamente todo lo que van a traer. De todos modos, por si acaso me pondré a escribir la carta a los Reyes Magos para por lo menos recordar no olvidar que más cosas tenemos que hacer en esta Comunidad que tanto me gusta. Y la publicaré en otra entrada, porque igual por pedir, alguno Rey generoso como son, añade algo más en sus regalos. ¡Qué 2016 nos espera! ¡Afortunados somos!

 

Ver Post >
¿MAYORES INGRESOS, IGUAL FELICIDAD? CUESTIONANDO LA PARADOJA DE EASTERLIN

La Paradoja de Easterlin nos dice que un aumento de nuestros ingresos NO reporta un aumento de felicidad (en países donde las necesidades básicas están cubiertas). Pero ¿se puede decir hoy en día con la gran desigualdad que tenemos que esta paradoja sigue siendo veraz? La desigualdad ha provocado que las necesidades básicas no estén cubiertas en muchos individuos. Y la polarización social es uno de los viejos fantasmas que de nuevo está apareciendo en nuestras economías. Más que pensar que la paradoja de Easterlin no se cumple, lo que no se cumplen son las condiciones normales que el plantea, es decir, la necesidad que esta paradoja se de en sociedades con una menor desigualdad y con las necesidades básicas cubiertas. La crisis actual ha provocado de nuevo una tendencia regresiva hacia el valor del dinero como un bien fundamental para garantizar la vivienda, la alimentación, la sanidad y la educación. Todas estas áreas se han vuelto más precarias algunas por la crisis directa y otras por las tendencias de privatización implacables. De nuevo algunos principios de la economía se tambalean porque no se dan las “condiciones normales” para que se puedan aplicar. Pero sí es cierto, por mi experiencia en investigación sobre temas del dinero y su valor simbólico, que es un factor extrínseco, y que por lo tanto no motiva directamente nuestro desarrollo ni nuestra autorrealización. Quizás estos objetivos los estamos perdiendo de nuevo, pues la supervivencia acucia con más urgencia. Y es este sentido de supervivencia el que nos hace cambiar el sentido de nuestra búsqueda actual. Quizás es un lujo pensar en la paradoja de Easterlin, sin esas “condiciones normales”. ¿Y tú que piensas?

Ver Post >