Blogs

Jesús Trelis

Historias con Delantal

La sopa de hierbabuena

Se pueden  descubrir mil restaurantes, viajar por docenas y docenas de mesas, escuchar mil gastrosofías, mirar hacia el pasado y perfilar el futuro; hablar y hablar, sobremesa tras sobremesa, y apostar más por los clásicos que por los vanguardistas; por el producto que por la técnica (o viceversa). Se puede hacer todo eso y mucho más, pero al final siempre quedará la sopa de hierbabuena

dav

ESPECIAL #REALESMF18

Aperitivo. Nanín Pérez. Candidato  a cocinero revelación.

Bienvenida. El banquete de los tres días

Primer plato. Geishas, chotis y la risa de  papá Roca

Plato principal. El festín de los Rebeldes

El postre. La sopa de hierbabuena

En el escenario, Montserrat hizo su sopa de hierbabuena. Agua, aceite, pan…  «Es mi sopa; la comía de pequeña y cuando me pongo mala me la hago», susurró la madre de los Roca, como quien te cuenta al oído una confidencia. «Aquí hay pan para dos; aunque yo me la comería toda», dijo dejando fluir, junto al vapor, la esencia de la ternura. Y añadió huevo. Y una pizca de sal. Sal de vida. Y gotas sinceras de humildad. Esa que fluye real, sin cortapisas. La humildad de quien sabe de verdad lo que es la vida. Sin celofán. Sencilla. Como en el barrio de Talaià, donde todo empezó. Como en tantas casas de comida. Junto a una carretera. Donde se fragua nuestra historia culinaria: ventas, posadas, cocina artesana.

Su hijo Joan observaba en el escenario los movimientos de su musa con los ojos tocados por la emoción y los pensamientos impregnados de memoria. La memoria de ese niño que se crió, como sus hermanos Jordi y Josep, entre aromas de guiso y cafés. El auditorio se sonreía. Quizá seducido por la misma melancolía que él. Porque en Montserrat Fontané encontrábamos la sombra de mucho más que una madre. Posiblemente de nuestra madre. Y tras ella, tras ellas, la sombra de nuestra historia, nuestras raíces, nuestras vida. «Ahora se echa el huevo y se va moviendo», siguió contando la cocinera de cocineros.

 

No hay foto del padre, si de la madre y de Joan. Pero de eso ya te hablo... en otra crónica :-)

 

«El Josep servía con patines, ¿te acuerdas?», dijo a Joan –más o menos– recordando historias vividas por la familia. Como las vividas en tantas casas de comidas de las que luego salieron cocineros que hoy alimentan las estrellas gastronómicas de este país. O como las de tantas casas particulares en las que las madres, cocineras profesionales o no, alimentaron nuestros anhelos en la infancia y nuestro presente. Porque ellas siguen siendo la base natural de nuestros días. Y la base de esa cocina que ahora, a veces llena de vocación y a veces de rebeldía, cabalga haciendo su particular (y eterna) revolución. Esa que, en este país, tras ir pasando el testigo de generación tras generación, desde los años de la  eclosión, precisa repensarse para avanzar.

«Parar, respirar, mirar atrás y seguir hacia el futuro», apuntó la periodista Julia Ruíz al presentar la ponencia. Mirar hacia atrás. Hacia la madre de los Roca y hacia tantas mujeres más para comprender lo que queremos hacer. Y comprender que en esas raíces nace todo lo pasó estos días en Reale Seguros Madrid Fusión.

«Es la cocina de la sencillez que conviene recordar», sentenció Joan Roca. Mientras, su madre, defendía los diez euros que vale el menú diario en su Celler. El original. «Que culpa tienen mis clientes de que los niños se hayan hecho famosos». Y sí, como otros, tuve ganas de darle un beso.

 

 


Y JOAN ROCA ABRIÓ LA BARRA DEL CELLER

con los platos que hablan de Montserrat

img_5997

 CADA PLATO, UNA HISTORIA…

canelón

salpicón

corte de helado (caliente)…


…y colorín, colorado… el festín se ha terminado. Aunque como Babette, seguiremos trabajando.

EL FESTÍN DE BABETTE

EL FESTÍN DE BABETTE/ FOTO LP

Temas

Celler de Can Roca, gastronomía, Joan Roca, Madrid Fusión 2018, Montserrat Fontané

Cuentos con patatas, recetas al tutún y otras gastrosofías

Sobre el autor

Soy un contador de historias. Un cocinero de palabras que vengo a cocer pasiones, aliñar emociones y desvelarte los secretos de los magos de nuestra cocina. Bajo la piel del superagente Cooking, un espía atolondrado y afincado en el País de las Gastrosofías, te invito a subirte a este delantal para sobrevolar fábulas culinarias y descubrir que la esencia de los días se esconde en la sal de la vida.

enero 2018
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031