Las Provincias

img
Categoría: política
La educación, ¿nos atrevemos al cambio”

Es un tema recurrente de preocupación como de miles de padres que día a día contemplan como no se avanza mucho en educación en este país. Y es que más allá de aspectos organizativos, logísticos, etc no parece nadie afronte el corazón de la problemática: una educación rancia basada en un modelo ya medieval. De nuevo he subido una entrada a mi blog personal con título “La Educación del Talento del Futuro. Aprendiendo del pasado construyendo el Futuro” que pretende reflexionar sobre el poco avance en los años que supuestamente estamos evolucionando.

No es la primera entrada que subo al respecto, pues suele ser un tema que me preocupa mucho tanto desde el punto de vista universitario como profesor, como desde el punto de vista de padre de dos niñas, una de 9 y otra de 11 años. En esta entrada he recurrido a filósofos de antes de Cristo, para poder comprender que tampoco estamos tan avanzados, de hecho estamos a veces mucho mas anticuados que modelos que ya se han propugnado en los siglos XVIII y XIX.

Por eso, es fundamental repensar la educación entre todos los agentes, pero sobre todo por las personas que vivimos a diario la educación y que la disfrutamos y sufrimos. Solo quien ama esta profesión es capaz de ser critico hacia un cambio necesario a todos los niveles educativos. Tenemos el conocimiento, el profesorado, las estrategias… ¿nos atrevemos?

De hecho, no deja de ser una llamada de atención más de otras entradas de blog que he hecho sobre el tema de educación, las cuales las pongo aquí por si a alguien le interesa.

  • PISA nos pisa y nos mete prisa… Un poquito de sentido común.(Entrada Blog).
  • ¡Niños estresados! Pero ¿qué les estamos enseñando los adultos? (Entrada Blog).
  • 10 Pinceladas para una educación con futuro. (Entrada Blog).
  • Decálogo del Coaching Educativo. Algo más que una moda. (Entrada Blog).
  • Reflexiones sobre la educación que viene o debería venir. (Entrada Blog).
  • La educación, ese barco a la deriva. (Entrada Blog).
  • Sembrar talento, educar para el futuro. (Entrada Blog).
  • Coaching Educativo. Bajo el paraguas de las Inteligencias Múltiples de Gardner. (Entrada Blog).

 

 

 

Ver la entrada completa en el blog

Ver Post >
Reflexión sobre PISA y la inmadurez de la gestión en educación

Hace nada publiqué una entrada de blog titulada “Prisa nos pisa y nos mete prisa… un poquito de sentido común” donde reflexionaba precisamente sobre el vaivén que llevamos en educación por ir de la mano de la política en vez de por los profesionales en educación. Y es que cuando nos medimos para saber como estamos a nivel internacional, también habrá que preguntarse si lo que medimos va en linea con nuestros objetivos en educación, y sobre todo si estamos invirtiendo y buscando la excelencia en esos aspectos. Y me la impresión que no, que vamos como en un carrusel educativo dando vueltas, donde cada gobierno cambia azarosamente y a sus preferencias las leyes educativas sin saber que están jugando con los pilares y la estructura de nuestro país. ¿Acaso la educación no merece un poquito más de respeto y consenso? La realidad es que “nuestra realidad” de los educadores no coincide con la “realidad de los políticos” y algún acercamiento debe haber para canalizar algo tan estratégico como la educación. Esta inmadurez global del país puede costarnos muy cara si no la enderezamos pronto, y es que nadie golpea los pilares de su casa para cambiarlos de sitio, es de sentido común, que la educación es nuestra variable competitiva más importante para el futuro de nuestro país. Puedes revisar la entrada completa que he hecho en mi blog para profundizar en mis argumentos  ”Prisa nos pisa y nos mete prisa… un poquito de sentido común“.

Ver Post >
¿Qué empresas queremos para el futuro?

Dime donde inviertes ahora y te diré que empresas tendremos en el futuro. Dime que relaciones laborales tenemos y te diré que tipo de organización construiremos. Parece claro que las inversiones sirven para fomentar aquello que queremos atraer. Y es que aunque no invirtamos apenas, la no inversión es ya un planteamiento explícito de cómo queremos que sean las cosas en el futuro. No somos conscientes, por un elevado cortoplacismo de la política y la visión empresarial, de que el futuro lo están peleando muchas otras organizaciones y países que invierten en I+D+I y que logran sembrar lo que será el futuro de oportunidades. Si pretendemos competir con la inversión actual, está claro que no estamos dejando abonado nada para nuestros jóvenes, solo lo que salga del barbecho actual donde no se abona ni se planta nada. Y es que la inversión en I+D+I no es solo para generar innovación y desarrollar nuevas patentes y productos/servicios, va mas allá, pues genera talento innovador, aquel que es capaz de generar innovación porque ha adquirido una mentalidad innovadora capaz de operativizar ideas en servicios concretos. La actitud innovadora se entrena y se construye como competencia, solo tenemos que trabajarla con atención plena y planes de entrenamiento focalizados. Todo esto nos lo enseña la neurociencia actual que nos permite comprender como podemos tener empleados y profesionales innovadores para generar conocimiento y nuevos desarrollos en nuestras empresas. Si alguien viera más allá de sus gafas, se daría cuenta que este país está paralizado en innovación y que la mentalidad innovadora se construye y acumula con el tiempo. No se regenera de un año para otro. Necesitamos comprender que el talento innovador es la base de la competitividad y que solo si invertimos en el ahora tendremos alguna oportunidad con el tiempo. Si no invertimos, seguiremos siendo un país que lidera en salarios precarios y que no visualiza su futuro. Y si no se ve, no existe.

Ver Post >
POLITICA DE LOROS… Opinar por opinar…

¡No opine sin tener información! Por una política más estratégica…

Me llama la atención de la política como todo se basa en el mundo de las opiniones. Parece que todo es montar una buena estructura semántica, lógica y con sentido, y después defenderla diciendo “esos son nuestros principios”. Como si solo con eso bastara. La ignorancia no exime de la responsabilidad en la toma de decisiones. ¿Cómo se pueden tomar decisiones en educación, y me da igual del partido que hablemos, sin tener estudios, foros, debates y ciencia al respecto? Igual que hablo de educación lo digo de la justicia, de la sanidad o de la cultura. En este mundo del virtuosismo de la opinática cuenta más una cara bonita y un buen argumento (normalmente escrito por otros) que profundizar para comprehender la temática en cuestión. ¿Acaso no merecen inversión en investigación y estudios cualquiera de estos temas? ¿Acaso no tenemos investigadores y científicos parados o cruzados de brazos por la falta de apoyo a la I+D? Sin información no hay conocimiento. Así que, pensémoslo bien antes de actuar, no basta con tener el poder, o con tener el consenso, los sistemas de información y actualización de la misma son fundamentales para que los expertos gestionen el conocimiento. Y sin conocimiento no hay buenas decisiones. ¿Qué decisiones tenemos ahora? ¡Sin comentarios…! tenemos lo mismo que en gran parte de nuestra televisión, personajes que hablan con guiones ya escritos y faltos de espontaneidad que pierden autenticidad  por su búsqueda del protagonismo. Y la política no puede ser esto, merece mucho más respeto que caras bonitas que hablan bien. Necesitamos información para que con la mirada del talento consiga llegar al conocimiento y con ello a la diversidad, la innovación, la perspectiva y la apertura y flexibilidad mental. Esto está muy lejos de conseguirse en este país, y no parece vaya a cambiar. ¿Pueden, por favor, solicitar informes a los especialistas e investigadores sobre los temas principales de nuestro país?.. Educación y cultura, sanidad, justicia, empleo, emprendimiento, innovación… De hecho, siempre me quedo con esta gran duda ¿cómo toman decisiones los políticos sin tener información? ¿Acaso no es un atrevimiento? ¿Y cómo defienden con toda su argumentación de “comentarista de televisión” las ideas sin información objetiva? ¿Acaso no debería ser la información objetiva la que nos guie en nuestras decisiones? ¿Cómo opinar del empleo solo con datos macroeconómicos muchas veces maquillados? ¿Cómo opinar de la educación sin saber, o sin querer saber, lo que pasa realmente en las aulas? Solo se que de la calidad de nuestra información y conocimiento viene la calidad de nuestras estrategias. Y esto no es muy esperanzador. Pidan a un médico que intervenga en un cuerpo humano sin saber lo que se va a encontrar, o a un empresario que se meta en un mercado sin conocer apenas cómo funciona. Solo me atrevo a acabar con un eslogan: “la información, y con ella el conocimiento, es el verdadero poder de la estrategia de un país”. ¿Quieren dedicarse a la política? Al menos tenga información amplia y actualizada. Y si no la tienen, comiencen por establecer sistemas de información plurales y abiertos. Soliciten informes, abran canales de información con los agentes implicados, comiencen estudios específicos, hagan congresos temáticos,… hay tantas posibilidades que ofendería ponerlas todas.

Ver Post >
Mejorar y modernizar la administración pero con mentalidad “pública”

No hace falta entrar en muchos detalles para comprobar la desinversión que se ha dado en educación, sanidad, justicia,… de hecho, uno de los principales argumentos de esta desinversión es precisamente buscar su eficacia para que los mercados privados puedan gestionarlos. Igual esto dicho así como titular se lo puede creer alguien, pero como Catedrático en Dirección de Empresas obviamente no puedo tragarme este cuento. Una cosa es la modernización o no de la administración y otra el sentido o tendencia publico/privado de las intervenciones. Con esto dejo muy claro que puede haber una modernización de las administraciones públicas sin perder el sentido “público” que tienen. De hecho, una de las principales argumentaciones de muchos “expertos” es que la modernización de la administración pública solo puede pasar por comprender los principios de la privada, y de paso así estimularla a veces muy partidariamente como hemos visto. Sin embargo, la modernización de la administración pública pasa por adquirir las nuevas técnicas, procedimientos y estrategias de las organizaciones de alto rendimiento. ¿Es esto posible en nuestra administración? Claro que puede ser, no tiene sentido tengamos hospitales caóticos en organización y con mal servicio, con inversión mínima. Ni tampoco un servicio de justicia paupérrimo, y no por nuestros profesionales, sino por la ausencia de servicios y medios para dar un servicio mínimo de calidad. Y ya en la educación no hablemos, el fomento que se ha hecho de determinadas universidades privadas en esta comunidad cuando al mismo tiempo no se pagaba a las públicas para mantenerlas en la tensión del servilismo, ha generado una sobreoferta difícilmente comprensible desde una libertad de mercado.

La modernización de la administración pública requiere dos factores fundamentales, uno seguir manteniendo la vocación y espíritu de la necesidad de un servicio público. El segundo elemento claro es asumir que existen muchas técnicas y procedimientos del “management” modernos que son necesarios ya en la administración pública para tener indicadores, procedimientos y sistemas que mejoren la calidad de servicio. Todo ello claro, acompañado de una inversión mínima en medios para que estos cambios se puedan dar. Esta modernización se ha dado en muchos países europeos, es sencillamente cuestión de voluntad.  ¿Queremos?

Ver Post >
Sello de calidad “Libre de Políticos” o “Políticos FREE”

Desde hace mucho tiempo los que estamos acostumbrados a organizar eventos y realizar jornadas, vivimos la desesperación inicial de contar muy pocas veces con ayudas estatales o de la comunidad para fines sociales que muchas veces tendrían que están haciendo en realidad el propio gobierno (nacional o local). De hecho, quizás los organizadores o eventos menos importantes o que apenas manejábamos dinero, bien como asociación bien como actividad, recibíamos muy poca atención de las instituciones, eso incluso aunque el impacto de nuestros eventos o jornadas fuera alto, muchas veces mucho más alto que las “supuestamente” patrocinadas. Lo bueno de toda esta historia es que nos hemos acostumbrado, desde hace tiempo, a hacer las cosas “libre de políticos”, no porque no creyéramos en la política, sencillamente porque no éramos lo suficiente “importantes” para ellos, o sencillamente que no manejábamos dinero, solo conocimiento.  Y ahora somos capaces de organizar grandes eventos y jornadas de impacto que sensibilizan a los tejidos empresariales, fomentan la empleabilidad, estimulan a los emprendedores y sobre todo, forman y generan conocimiento, todo sin políticos, sin dependencias de ningún tipo. Uno no deja de plantearse por qué hay tanto asociacionismo en España, y tanta ONG, si gran parte de estas cuestiones, al menos de la sensibilización, promoción y cambio deberían ser lideradas por los diferentes gobiernos. Y la realidad es que la movilidad social en España a este nivel es alta, porque ha aprendido a ser FREE de los políticos y a luchar de modo independiente por las causas. Causas que deberían ser sujeto de análisis y atención de la política pero por su cotidianeidad escapan a su alcance. A mí me ha pasado muchas veces que la audiencia, muy interesada en determinados ponentes o formato de jornadas, me preguntaba por qué llevaba al político de turno si al final hablaba sin saber de qué, y muchas veces sin conocer el propio evento. Y al final, tuve que darles la razón. Nunca defenderé que no haya política, pues la creo indispensable en un estado democrático, pero no defenderé al tipo de políticos que tenemos, que por mucho que queramos estamos en un país con una dramática situación de desempleo y eso hacer que muchos encuentren su “espacio” de flirteo y no de vocación y entrega a la función pública. Así que, sigo recomendando estar libre de políticos para estar sanos, aunque quizás deberíamos pensar con el tiempo que si gran parte de las políticas las están haciendo las empresas, las ONGs, las asociaciones, etc… ¿para qué los necesitamos? ¿podemos poner una gestora también en el país? Como sigamos así, cualquier evento o acto que hagamos necesitará un sello de certificación que sea “libre de políticos” o “Políticos FREE” para garantizar que lo que se hace es de calidad y no tienen ninguna trama, ni descalabro financiero detrás.

Ver Post >