Las Provincias

img
¿Qué es el riesgo?
img
Julián Larraz | 21-06-2014 | 18:49| 1
En el mundo económico hay expresiones que significan justo lo contrario de lo que entienden los que no son especialistas en la materia. Es habitual oír “tengo mucho riesgo” como algo positivo mientras “la banca me ha bajado el riesgo” como si algo negativo.
Por riesgo entendemos el grado de cercanía que tenemos al peligro. De este modo, una actividad de mucho riesgo tendría que tener mayores problemas que la que carece de él. Entre los economistas/financieros no suele ser así.
El problema en la expresión del riesgo ligado a la banca es que la misma palabra se utiliza para conceptos contrarios. Es habitual que un financiero hable del riesgo que tiene concedido para referirse al volumen de crédito que tiene una empresa. Si me han prestado 50.000 euros, tengo un riesgo de 50.000 euros. Más riesgo implica más endeudamiento y, por tanto, es negativo. Sin embargo, también se habla del riesgo para señalar el importe que tiene una línea de crédito (recuerdo mi post ‘¿Qué es una línea de crédito?’)
De este modo, tener la capacidad de pedir 50.000 euros en la línea de crédito (tener un riesgo de 50.000 euros) siempre será mejor que tener limitada esta opción a 25.000 euros y peor que si el riesgo fuera de 100.000 euros.

Dentro de la serie ¿Qué es…? también puedes consultar:

¿Qué es la prima de riesgo?

¿Qué riesgo tienen los bonos patrióticos de la Comunitat? ¿Hay que invertir?

¿Por qué los bancos quiere colocar bonos de la Generalitat?

¿Para qué sirven las inyecciones de miles de millones que hace el BCE?

¿Por qué España está al borde de ser rescatada?

¿Por qué se rescata a un país y qué significa?

¿Por qué la estadística del Ministerio de Trabajo es menos fiable que la encuesta (EPA) del INE?

¿Qué es una emisión de deuda?

¿Qué es el ebitda?

¿Qué es la dación en pago?

¿Qué es el riesgo subestandar?

¿Qué es un dividendo?

¿Qué es el euribor?

¿Qué es la cláusula suelo?

¿Qué es pignorar?

¿Qué es el déficit de tarifa?

¿Qué es el apalancamiento?

¿Qué es una línea de crédito?

¿Qué es una agencia de calificación?

¿Qué es un punto básico?

¿Por qué existen los mercados de renta fija?

Sígueme en Twitter. @julianlarraz

Ver Post >
¿Qué son las litronas del BCE?
img
Julián Larraz | 05-06-2014 | 15:16| 0

Las ‘litronas’ del Banco Central Europeo son el nombre coloquial que se utiliza en España para referirse al LTRO. Estas siglas responden Long-term Refinancing Operation, es decir, Operaciones de Refinanciación a Largo Plazo.

El Banco Central Europeo realiza subastas de liquidez (préstamos a corto plazo) de manera habitual. Los créditos más habituales son los que tiene un plazo de una semana y, por tanto, la excepción es realizar préstamos a largo plazo (un año o más).

Cuando quebró Lehman Brothers y los bancos empezaron a desconfiar de los problemas que podían tener sus competidores se cerró el grifo de los créditos y el BCE contestó a esta falta de liquidez con dos grandes LTRO.

Los economistas, aunque les gusta hablar normalmente con las palabras más complejas, al final son muy simples a la hora de sacar motes. Como se “cerró el grifo” (no se presta dinero) el BCE contesta “inundando de liquidez” (con un LTRO) por lo que a esa inmensa fuente de liquidez la acaban llamando “litrona”.

Pero, ¿para qué sirve?

En 2008, con la quiebra del Lehman Brothers se lanzaron las litronas para que los bancos pudieran financiarse al haberse roto el mercado tradicional de liquidez, el llamado mercado interbancario.

La litrona del 5 de junio de 2014 busca que los bancos tengan tanto dinero que no puedan hacer otra cosas que aumentar la concesión de crédito. Como no se puede obligar a dar crédito ya que esto sería una orden demasiado abstracta y, por tanto, sometida de riesgos imprevistos, la LTRO tiene una serie de condicionantes:

- Se puede pedir hasta el 7% de la cartera crediticia (a excepción de hipotecas)

- Las subastas empiezan en septiembre de 2014 y se tienen que devolver en septiembre de 2018

- El tipo de interés es el de referencia más 10 puntos básicos, es decir, 0,25%.

- Todo el dinero se tiene que destinar a préstamos a empresas y familias (no vale para hipotecas)

 

 

Ver Post >
¿Qué es la deflación?
img
Julián Larraz | 24-05-2014 | 22:09| 0

La deflación es el fenómeno económico que hace que las expectativas de que bajen los precios congele el consumo a la espera de obtener ahorros en las compras que se realicen en el futuro. La definición más habitual habla de una caída constante de los precios de los bienes y servicios en una región económica. Se trata de uno de los mayores temores de la economía porque es un factor que agrava las crisis. En España es un temor recurrente desde que quebró Lehman Brothers y sigue siendo un riesgo latente aunque conforme la recuperación se consolide desaparecerá. 

Una de las reglas de la economía es que para confirmar una tendencia deben existir varios datos consecutivos que reafirmen la nueva dirección. En el terreno de los precios, lo habitual es hablar de inflación. La economía capitalista se basa en el crecimiento constante, lo que implica que los precios tienen que subir de manera más o menos vigorosa.

Por tanto, encontrar tasas de inflación negativa debería ser extraño. El hecho de que los meses de julio y enero ofrezcan tasas de variación respecto al mes anterior a junio y diciembre respectivamente es habitual por el efecto que tiene la campaña de rebajas en el conjunto de los bienes y servicios que se venden en España. De hecho, en el análisis de la evolución de los precios es muchísimo más interesante fijarse en el dato interanual (mayo de 2014 respecto al mismo mes de 2013, 2012…)  que en el interanual (mayo respecto a abril).

El debate empieza cuando una tasa interanual del Índice de Precios al Consumo (IPC) es inferior a cero. Algunos economistas hablan de inflación negativa o desinflación y deflación. Los primeros dos términos se deberían de utilizar para definir situaciones puntuales que pueden provocar la deflación. La inflación negativa o desinflación es una situación que no percibe la microeconomía aunque preocupe a la macroeconomía mientras que la deflación se agrava cuando la microeconomía se da cuenta que puede ahorrar si retrasa su decisión de compra.

La deflación es tan temida por la macroeconomía porque este fenómeno ralentiza el consumo y agrava la recesión. Sin embargo, existe productos que han sabido vivir con una enorme deflación a sus espaldas. Son los casos de los ordenadores y los coches. Ambos productos se han caracterizado por renovarse cada vez con mayores prestaciones y un precio más bajo y, pese a ello, siguen siendo bienes totalmente arraigados en la cesta de la compra.

Ver Post >
¿Qué es un fondo buitre?
img
Julián Larraz | 15-05-2014 | 22:05| 0

Un fondo buitre es un inversor que logra sacar rentabilidad de un activo moribundo que está en quiebra o al borde de la misma. El término nace para referirse a los fondos de inversión que compraban deuda pública a un muy bajo precio para, posteriormente, intentar que el Gobierno les abonara el total. Sin embargo, la denominación de fondo buitre se ha ampliado a los fondos que invierten en carteras de créditos inmobiliarios en España o incluso en empresas. 

Lo más habitual es que se considere un fondo como buitre si se dedica a comprar carteras de créditos de dudoso cobro. En esas operaciones, el calificativo de carroñero llega por dos motivos. El primero es porque obtiene unos derechos de cobro (los de los créditos) a un precio muy inferior del nominal (lo que se debe) ya que se considera que no se logrará obtener todo lo debido. La segunda consideración de buitre la obtienen a estas operaciones porque el titular (el que vende) no es capaz de ejercer sus derechos de cobro (recuperar el dinero prestado) ya que el pagador no es fiable en el momento de la operación.

En el caso de comprar una mercantil, se considera buitre cuando la operación obedece a una motivación distinta a la del objeto social de la firma y que por su situación de debilidad económica la obtiene por un precio muy inferior al que tendría en otro momento. Un ejemplo sería comprar una empresa en quiebra para vender un inmueble que posee.  

Hay que tener en cuenta que el calificativo despectivo de fondo buitre tiene matices. Si analizamos cada operación podríamos determinar el mayor o menor grado que tiene el “buitre”. Por este motivo, expongo una serie de consideraciones que nos ayudan a identificar si un inversor es buitre o no lo es.

- Actividad de la empresa. Si el comprador inicia su andadura como propietario anulando o cambiando el objeto social de la empresa es buitre.

- División de la firma. Normalmente, las empresas tienen varias ramas de negocio. La compra suele ir relacionada con un cambio en la estructura de la misma de manera que se venden o cierran las partes menos rentables y se mantienen y/o potencian las que mejor funcionan. El grado de buitre que tiene el inversor se debe aplicar tras un análisis profundo de la propia empresa. Si a lo que se renuncia es la parte con más historia, facturación o empleo, la cosa pinta mal. Sin embargo, sí hay una clara diferenciación de mantener lo rentable y desprenderse de lo perjudicial se puede ganar el calificativo de buena gestión empresarial, lo que es lo contrario que buitre. Nótese que puede ocurrir que lo histórico sea lo que peor funciona y lo innovador y con menos plantilla lo más interesante para el comprador. 

- Activos no rentables. Un buitre no aguanta ni un minuto un activo no rentable. Puesto que su visión es cortoplacista, sólo mantiene lo que es rentable en el momento que lo adquiere.

- Imagen. Al buitre no le preocupa la imagen. No suele existir una persona pública que la represente y que hable abiertamente en los medios de comunicación.

- Abuso de la posición de liquidez. Cualquier buen inversor es el que es oportunista. Es lógico pensar que una inversión será más interesante si se realiza justo en el momento en el que comprador se aprovecha de la situación del vendedor para obtener un mejor precio. Como todo en la vida, el problema está en los extremos. ¿Tiene viabilidad la empresa si obtuviera liquidez a corto plazo? ¿Se han acercado los fondos buitres porque las anteriores refinanciaciones han alargado artificialmente su actividad sin que se progresara en la solución empresarial? Las respuestas ayudan a baremar el grado de buitre.

- Mala empresa. Las empresas más sanas no reciben nunca la visita de un fondo buitre. Sus objetivos son empresas en quiebra o próximas a la disolución. De este modo, la aproximación prolongada de un fondo buitre suele coincidir con actividades que deberían de quebrar. De hecho, una de las claves para desemascarar a un fondo buitre es si se queda sólo ante su víctima y espera a su momento de mayor debilidad para atacar. No es habitual que un buitre se acerque a una presa si un león está cerca. 

Este post se ha escrito tras la petición de @PalleterVLC

Si tienes alguna propuesta, me la puedes hacer llegar a @julianlarraz

Ver Post >
¿Qué es el crowfunding?
img
Julián Larraz | 09-05-2014 | 17:32| 1

El crowfunding es un sistema mediante el cual una pyme o un autónomo recibe muchas aportaciones pequeñas de inversores que no tienen porqué conocer al empresario. La traducción más aproximada es la de micromecenazgo. No se trata de una fórmula inédita ya que la han utilizado empresas como la banda valenciana Aspencat o la asociación Nittúa. Sin embargo, el Gobierno espera tener a final de 2014 una legislación específica para organizar este tipo de inversiones.

La nueva ley no opta por la denominación oficial en castellano de este tipo de vehículo de inversión, que se llama plataforma de financiación participativa sino que opta directamente por el nombre en inglés de crowfunding.

Estas plataformas son páginas web que ponen en contacto a empresarios o proyectos con minifinanciadores que, como máximo, pueden aportar 3.000 euros cada uno al año. El sistema consiste en que el empresario expondrá la necesidad de dinero (con un máximo de un millón de euros) y el plazo en el que lo necesita así como la rentabilidad que ofrece en una duración determinada. Una opción sería pagar un 10% a un año. O un 7,5% el primer año de intereses y al segundo año se devuelve la inversión y otro 7,5% de intereses, por ejemplo.

Sin embargo, el Gobierno ha anunciado que no pondrá límites de inversión a los profesionales, que podrán destinar todo el dinero que consideren oportuno a un proyecto. Por inversor profesional se entiende en principio a aquellos con una renta disponible de al menos 100.000 euros. Desde la aprobación el pasado 28 de febrero del anteproyecto de la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial, las plataformas Lendico, Zank, Arboribus, Comunitae y LoanBook, entre otras, habían pedido que se aumentaran estos límites.

La plataforma cobrará una comisión y una multitud de inversores (eso desearán los que las promocionen) pondrán pequeñas cantidades. Este sistema está diseñado de forma que no pueda existir nunca un inversor mayoritario ya que nadie podrá destinar más de 12.000 euros al año en el conjunto de todas las inversiones que realice en una plataforma.

Estos vehículos inversores estarán sometidos al control de la CNMV y el Banco de España aunque de manera muy superficial y hay que tener claro que se trata de productos de alto riesgo ya que existe la posiblidad muy real de perder parte o toda la inversión. La rentabilidad y fiabilidad de este tipo de plataformas para los inversores se sabrá cuando exista un histórico de inversiones, cuestión para la que faltan años. Por el momento, la única pista es saber quién esta detrás de la plataforma.

Ver Post >
Fainé, te equivocas con Banco de Valencia
img
Julián Larraz | 01-05-2014 | 14:53| 21

Isidro Fainé, presidente de CaixaBank, me dijo en febrero de este año que no le gustaba que se hablara de que la entidad catalana iba a realizar un “desembarco” en Valencia. Le parecía ofensivo el término. Estuvimos debatiendo, junto a otros periodistas valencianos en Barcelona, sobre la sensibilidad que existía entre los clientes de Banco de Valencia y lo minucioso que debía ser CaixaBank para no ser identificado como una entidad hostil. Desde entonces, los tropiezos y torpezas se han ido repitiendo. Fainé, te estás equivocando en las formas con Banco de Valencia.

Los accionistas han pedido hasta la saciedad que se mantenga la marca de “Banco de Valencia”. Siempre me ha parecido una petición estéril ya que el Sabadell, por ejemplo, te atiende igual si vas a una oficina del Sabadell, del SabadellCAM, del Sabadell Atlántico o de la nomenclatura que sea. Al margen del envoltorio, lo que hay dentro es el Sabadell. Con CaixaBank pasa lo mismo pero se ha pedido por activa y por pasiva un gesto con la marca.

Tras haber perdido los accionistas históricos prácticamente toda su inversión, la decisión de Fainé es una vuelta de tuerca más a la torpeza con la que se ha dirigido CaixaBank a los valencianos. Todos ya sabíamos que la marca “Banco de Valencia” iba a quedar como un reducto en parte de las oficinas pero con su anuncio se ha vuelto a demostrar el poco tacto existente. No sólo queda en una esquina sino que CaixaBank no mancha con Banco de Valencia toda la red de CaixaBank en la Comunitat. Sólo una parte, las originarias de Banco de Valencia mantienen la marca y las de CaixaBank, no.

Hasta ahí la decisión demuestra escasa sensibilidad. Pero hay más. CaixaBank ha dado un paso más en Murcia. Recupera una marca extinguida hace más de una década y rerrotula toda la red de aquella comunidad, cosa que no hace en Valencia. Gasta más en recuperar una marca muerta hace once años que en una en la que le han pedido que no la mate. ¿Era necesario?

CaixaBank es una entidad en la que, sin entrar en muchos detalles, funciona muchísimo mejor en la parte de corporación industrial que en la bancaria. Gana más por participaciones industriales (acciones cotizadas o no) que por la clientela de los particulares. Todo esto se ha traducido en que se le ha visto más activo con inversiones heredadas como Aguas de Valencia que con los clientes. Esa sensibilidad no es la que esperan los clientes.

Las lenguas interesadas dicen que CaixaBank se queda con Banco de Valencia para controlar Aguas de Valencia. Son intoxicaciones que son inversomíles pero hace dos años no se podía hablar con nadie de negocio bancario relacionado con CAM. Ahora sí. El año pasado Bankia estaba de espaldas al cliente y ahora parece querer saludarle (se empeña en devolver el robo pasado de las preferentes con el arbitraje). ¿Y CaixaBank?

CaixaBank es la entidad que antes de comprar Banco de Valencia casi no tenía presencia en la Comunitat. Como entidad grande opera con las grandes empresas pero esto no le convierte en referente. Tal y como reconocieron en los resultados de 2012, antes de la adquisición de Banco de Valencia donde menor cuota de mercado tenían era en la Comunitat Valenciana. Un muy pobre 4,1% frente al 8,5% de Banco de Valencia.

El dato demuestra que CaixaBank no ha sabido, hasta comprar Banco de Valencia, cómo entrar al cliente valenciano. Ahora, pese a tener un 12,6% de cuota de mercado (dato de 31 de diciembre de 2012), no parece que esté dando los pasos necesarios para seducir a los clientes valencianos.

Uno de los altos cargos de CaixaBank ha prometido a una gran familia accionista “un gesto”. No se lo cree. Ha retirado el dinero de CaixaBank. No valen las palabras y, de momento, no hay hechos.

Para colmo de todo esto, un afín y/o delfín de Fainé estuvo la semana pasada por Valencia. Lo encontré sin que él lo espera y tomamos un refigerio en un bar. Eramos cuatro. Tres le dijimos que la banca en general y, CaixaBank con Banco de Valencia en particular, estaba perdiendo la cercanía con el cliente. La banca, con todos sus problemas, se preocupa más de las provisiones, las cuentas macroeconómicas, las participaciones industriales… y se olvida de mimar al cliente. “Os teneis que acostumbrar. No vais a tener un empleado de la banca para vosotros”, espetó.

A principios de año dije en este blog que ya no existían excusas para que los bancos no empezaran a ser bancos dejándo al margen sus problemas de provisiones. En la Comunitat Valenciana hay bancos que están y otros que los esperábamos.

Ver Post >
El banco malo infla la futura burbuja inmobiliaria
img
Julián Larraz | 01-05-2014 | 14:53| 0

Los bandazos de la errática política financiera del Gobierno han alcanzado una cota insospechada. Quieren reducir la exposición inmobiliaria de los bancos y que firmen más hipotecas con los pisos del banco malo. La Sareb se creó para purgar los excesos de la burbuja inmobiliaria pero cuando cumple seis meses de vida (tiene 15 años de duración prevista) ya llegan las prisas para vender.

La primera idea del Gobierno fue “sanear” la banca. Para ello se presentaron los “Guindos” (decretos-ley que regularon el sistema financiero a propuesta del ministro Luis De Guindos) que aumentaban las provisiones que tenían que hacer los bancos con los créditos inmobiliarios. Esto significó cambiar las reglas de contabilizar las cuentas de los bancos de manera que se afloraban pérdidas. Realmente, lo que se hizo fue obligar a considerar como pérdidas los préstamos que se dieron al mercado inmobiliario. Se penalizó al que prestaba al ladrillo.

Tal volumen adquirieron estas pérdidas por la nueva contabilización de los créditos inmobiliarios que las pérdidas de muchas entidades se convirtieron en insostenibles. Para solucionar el desaguisado, el Gobierno creó el ‘banco malo’ en el que se metieron todos los activos inmobiliarios tóxicos (los que generan pérdidas).

Aunque lo que está ocurriendo es completamente previsible, ahora el Gobierno se ha dado cuenta de que un ‘banco malo’ no da beneficio el primer día. No se compran los pisos (si se vendieran ya lo habría hecho Bancaja) por lo que la Sareb acabará 2013 en pérdidas. La contradictoria respuesta del Gobierno es ahora obligar a los bancos a financiar viviendas del Sareb para que esta entidad acabe el año con beneficio. El mismo Gobierno que penaliza a los bancos por tener inmobiliario es el que obliga a dar hipotecas. Si el objetivo es que los bancos den créditos es fundamental tener claras las reglas del juego. Si las cambian, los bancos se dedicarán a modificar su estrategia cada tres meses y eso no ayuda a que fluya el crédito.

Pero además hay otra reflexión de fondo. El Gobierno quiere que compremos pisos. Si queremos cambiar el modelo productivo (lo de refundar el capitalismo está ya olvidado) lo primero que tendremos que hacer es no basar nuestra economía en la construcción.

¿Para qué voy a comprar un piso? La demanda latente, es decir, los que necesitan comprar piso y pueden hacerlo, tienen suficiente ofertas de pisos en las enormes carteras que tienen los bancos. No hace falta que la Sareb pervierta el mercado.

Si desvirtuamos el mercado inmobiliario con más financiación para los pisos de la Sareb, estaremos aumentando artificialmente la oferta de manera que estaremos empezando a crear una burbuja ya que los nuevos compradores son demanda solvente que no van a perder su piso por falta de capacidad de pago. Lo aguantarán hasta lograr plusvalías. Gracias a la Sareb podemos crear pequeños nuevos especuladores de la vivienda.

Un auténtico sinsentido que el banco malo potencie que dentro de 14 años y medio tengamos una nueva burbuja inmobiliaria.

Ver Post >
¿Burbuja en los países emergentes?
img
Julián Larraz | 01-05-2014 | 14:54| 0

Apple ha anunciado que su nuevo MacPro se fabricará en Estados Unidos en lugar de en China. La decisión se toma en un producto de alta tecnología, es decir, en un bien el que el coste laboral y logístico no es el determinante. De hecho, se hace porque el diferencial salarial entre China y Estados Unidos no es más grande que el coste de transportar una mercancía fabricada en Asia para consumirse en América.

La decisión se basa en los mismos principios que han hecho que la industria de la automoción haya decidido que en cada continente se va a fabricar lo que se consume en cada uno de ellos. Se abren fábricas en China porque no es rentable montar un coche en España y venderlo en Asia del mismo modo que en Europa no conducimos vehículos montados en Thailandia o Vietnam. El coste logístico es más importante que el laboral.

La tendencia, que parece imparable, viene a romper con una de las máximas de la globalización. La deslocalización de la industria se basaba en que la mano de obra barata suponía una ventaja fundamental. Conforme la tecnología se ha convertido en un factor determinante, el reparto en los costes del producto ha variado de manera que el laboral ha descendido aumentando el presupuesto en maquinaría, software…

Ante estos parámetros, pese a tener el mundo ya globalizado, resulta más rentable fabricar en las economías ricas lo que abre la puerta a que tengamos una posible burbuja en los países emergentes. ¿Por qué Europa y Estados Unidos sufre una crisis mientras Asia crece? El hecho de que Asia fabrique lo que consume Europa y Estados Unidos es determinante y, por tanto, ¿qué pasará si Asia deja de fabricar lo que no consume? Su crecimiento decrecerá.

¿Qué efectos tendrá en Estados Unidos y Europa? El primero en el tiempo será un aumento de empleo importantísimo en las regiones que reciban las fábricas que se ubicaban en Asia incrementándose a la vez la capacidad de consumo y, por tanto, las ventas del resto de empresas que actúan alrededor. Pero también habrá consecuencias negativas. Si en China, India o el sudeste asiático no hay fábricas, no se eleva el nivel de vida y, por tanto, no se crean nuevos clientes. El espiral podría llevar a más pobreza de manera que los costes laborales se desplomaran y llegar incluso al punto de partida: volver a ser rentables para la instalación de fábricas.

La burbuja de la deslocalización en países emergentes deja el mundo dividido en dos partes. Los que tienen industria y los que no. A España le puede quedar la tercera vía de no ser ni industrial ni lo contrario y seguir siendo un país de servicios que reciba el turismo de los países ricos.

¿Ser España un país industrial? Esto no lo cree nadie pese a que España sea el segundo fabricante de automóviles de Europa, que ninguna de sus fábricas haya cerrado en esta crisis y todas han logrado más coches que fabricar. Sí. España puede ser industrial empezando por el automóvil y aprovecharse de este cambio de paradigma en la economía mundial.

Ver Post >
Yogur caducado
img
Julián Larraz | 03-04-2013 | 19:19| 0

Los fabricantes de yogur han decidido que su producto ya no caduca a los 28 días sino a los 35. Junto a este cambio, han eliminado el “caduca” por el “fecha de consumo preferente” y han iniciado la campaña de ”más alimento, menos desperdicio’.

Los motivos de estos cambios son evidentes. La economía de escala ha convertido la logística en elemento clave y el transporte contínuo de alimentos los encarece. Si en el mismo camión se transporta los yogures para 35 días el coste se reduce en un 20% con respecto a hacerlo para 28 días.

Como ahorro de costes, la fórmula es perfecta pero caminamos hacia el camino contrario de una alimentación fresca. El I+D+i y la logística puede alargar las cualidades organolépticas de cualquier producto hasta límites que aún no conocemos pero el camino no sale gratis.

¿Es lo mismo beber un vaso de leche UHT (con sus semanas/meses sin caducar) que de leche fresca que caducará en unos días? ¿es lo mismo cualquier refresco de naranja a un zumo de naranja valenciana?

Evidentemente no. Y tampoco lo es el precio/calidad de un producto u otro. Pero la pregunta que realmente nos tenemos que hacer es hasta cuánta calidad estamos dispuestos a renunciar en lo que comemos por ahorrar en alimentación. La industria, como han demostrado los fabricantes de yogur, son muy capaces de bajar precios.

Después nos sorprendemos de que los escolares crean que la lechuga crece en bolsas en el supermercado o que no sepan a qué sabe un tomate.

Sígueme en Twitter. @julianlarraz

Ver Post >
Una nueva Ford en Sagunto
img
Julián Larraz | 25-03-2013 | 12:54| 1

La industria de la automoción está en un proceso de cambio. Las grandes marcas han pasado de instalar nuevas fábricas en paises ‘low cost’ a darse que cuenta que los países emergentes son mercados en potencia. Dejarán de ser tan baratos para fabricar pero, sobretodo, empiezan a consumir. El resultado es que el coste laboral deja de ser tan determinante y el transporte cobra importancia.

Esta situación ha provocado una doble consecuencia. Por un lado, las productivas fábricas europeas, donde los salarios altos van ligados a su elevada productividad, van a limitarse a fabricar lo que consumen sus mercados. Dejarán de montar los coches que no se compren en Europa mientras que en Asia empezarán a autofabricarse los vehículos que conducirán sus ciudadanos. Lo avisó ya Christophe Ancey, vicepresidente para Europa de la multinacional Faurecia Interiores, que viene de abrir fábricas en China, en una entrevista en LAS PROVINCIAS. En Asia se están abriendo plantas de automoción.

El resultado, que ya estamos viviendo, es el cierre de factorías en Europa. De momento, el fin de la planta belga de Genk beneficia a Ford Almussafes. Pese a ello, si el pujante y veterano sector de la automoción valenciano quiere crecer tiene que poner la vista en Asia.

Los cálculos que maneja la automoción son que, a nivel mundial, pasaremos de los 75 millones de vehículos en 2010 a 100 millones en 2017. De este espectacular aumento se quieren beneficiar todas las marcas tradicionales pero es ingenuo pensar que no van a aparecer en los próximos años más líderes de la automoción asiáticos (además de Toyota).

El coste logístico (y el proteccionismo) hace que cada área económica quiera tener las fábricas donde se montan los coches que consumen. De este modo, pensar en que habrá marcas asiáticas que se internacionalizarán hacia Europa no parece descabellado.

¿Dónde? Joaquín Gay de Montellá, presidente de la patronal catalana y consejero de Banco de Valencia, dijo hace unas semanas que el auge económico de África iba a desplazar el centro neurálgico de Europa hacia España. Hoy vivimos en un país periférico de Europa pero con los puertos (Valencia y Sagunto) más el corredor mediterráneo y añadiendo a los incipientes consumidores africanos pasaremos en los próximos lustros a poder ser el centro de Europa.

Tenemos ese majestuoso proyecto de Parc Sagunt absolutamente parado en una ubicación que sigue siendo estratégica para el desembarco de una fábrica de automóviles. Una nueva Ford en la Comunitat Valenciana es posible.

El 14 de enero de 2002 el por entonces presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, presentaron el proyecto. El año siguiente, el que Gerardo Camps era secretario de Estado para la Seguridad Socialse entregó un premio a Parc Sagunt como la mejor iniciativa pública de la Comunitat Valenciana. Recuerdo a estos políticos porque, sin entrar en colores, ninguno va a ganar voto alguno con una apuesta que va mucho más allá de este legislatura y la siguiente.

Pese a ello, lograr que en la próxima época de bonanza la Comunitat tenga dos fábricas de la automoción permitirá que la crisis posterior no nos obligue a reformular completamente el modelo económico. Si hay algo que sabemos hacer, debemos potenciarlo.

Sígueme en Twitter. @julianlarraz

Ver Post >

Últimos Comentarios

Arturo Martin 14-11-2015 | 14:06 en:
¿Qué es el riesgo?
Josep Blesa 12-10-2013 | 17:17 en:

Otros Blogs de Autor